el

Vive anicado no profundo do peito, fero animal acurralado á espreita, tensos os músculos, preparado para avanzar ás alancadas polo corpo todo no momento oportuno. Esténdese nun instante, despregándose en arreguizos, no suor frío, na aceleración do pulso, petando nos oídos a cada latexo, dilatando a meniña dos ollos, apertando os dentes, retorcendo as tripas, baleirando o ventre, paralizando a conciencia ata facerse o señor absoluto. O monstro atávico que habita na noite. O sedutor amante dos suicidas.

Advertisements

25 thoughts on “el

  1. Cierto. Pero el miedo tiene mil formas. Y no es fácil identificar si es sólo una de ellas la emboscada o es una mezcla de tantas que uno se siente sin escapatoria. Tal vez la compañía sea un buen antídoto momentáneo o continuo. El sueño puede ser otro, pero hasta en él puede perseguirnos. El sueño no es de fiar, ni siquiera el definitivo. Aunque de esto último nadie tiene pruebas.

    Gústame

    • pois expreseime mal, porque eu con “sedutor amante dos suicidas” quería dicir, precisamente, que o que tanto nós tememos a eles lles é atractivo, que non os afasta; que bican ao medo na boca, que a morte os seduce.

      Gústame

  2. El miedo supone un freno para todo, para todos. Los intrépidos se escabullen de él por una sustancia que se va desarrollando desde jóvenes y que los invade para siempre; siempre es momento de hacerle frente con más y mayor lectura sobre lo que nos aterra. La debilidad consiste en carecer de datos sobre algo y realizar nuestras conjeturas supuestas en preguntas vacuas, vacías que no se realizarían al carecer de dudas cuando la información es completa. A veces somos nosotros quienes nos ponemos trabas por carecer de toda la información necesaria.
    Como dice Soros, ni es de fiar el último sueño pues ni hay pruebas y todo son conjeturas. Sobre ésas hay unos colectivos que se han asentado y han producido tantas dudas al respeto que para tener a mucha población atada …le han metido miedo. ¿Cómo? Al contarles las cosas a medias, al tergiversar la realidad y llevarla por el camino de las ansiedades según en quienes , más o menos sea.
    Y si el miedo es del tipo físico, ése ya es otro cantar. Cuando entre las palabras encontramos resquicios y referencias que se solapan con otras posibles, entonces habrá que poner especial cuidado físico. [Na caixinha do motor aniñan moitos medos que afastan a vida e impídennos camiñar con sotura, incruso nas noites mais craras; fanse escuras ainda aquelas de lúa chea]
    O Paideleo da no cravo, pra mancala vida derradeiramente haiche que ser un tolo heroe; e é sabido que soiamente ises sonche os que non viven pra contalo.
    Rebicos longos mais soñoros.
    Deica

    Gústame

    • Moitas grazas por enriquecer o meu pequeno exercicio literario coa túa exposición, demiño verde!

      A emoción tremenda de enfrontarse ao medo produce sustancias no noso corpo á que algúns poden chegar a facerse adictos! (deportes de riesgo, altas velocidades, etc.)

      Gústame

  3. O medo do mesmo xeito que a dor é vital para a supervivencia: unha sirena que nos advirte ante o perigo. Cando o medo convértese en pánico, afástanos da reflexión e afúndenos na súa tormenta de area.

    Gústame

  4. Coincido con el comentario de paideleo, los suicidas son valientes, el miedo nos impide ver el horizonte.
    Me gustó mucho la profundidad y la dentellada que encierra hoy esta entrada.
    Mil besos

    Gústame


  5. · El miedo no deja de ser un mecanismo defensivo. El peor miedo es el miedo al miedo.
    El miedo habita en nuestras oscuridades. Un poco de luz siempre nos vendrá bien, más ahora que los sembradores de miedo están haciendo su agosto.

    · bicos e rosquillas

    CR· & ·LMA
    ________________________________
    ·

    Gústame

  6. Es demasiado sobria la vida. Miedo a vivir. Y mejor no desafiarle porque el miedo somos nosotros. Vivir con él. Curártelo diciendo que lo tienes: ¡Tengo miedo! Gritar: ¡Tengo miedo ¡
    Con los años se amansa. Larvado en los pequeños dolores. Envejece contigo.¡ Qué de cosas haríamos sin él!

    Gústame

  7. Eu sempre fun moi miedosa…..
    Creo que son demasiado sensible…. Pero co tempo váiseme facendo algo de costra… perdendo algo de sensibilidad tamén. É mellor non saber, non percibilo todo… porque canto más sabes, máis motivos de desconfianza e de ter medos atesouras…
    Bicos.

    Gústame

  8. Expresas moi ben o que é o medo.
    Cando un o vive así – a min paréceme paralizante como o describes- chega ser moi angustiante.
    Coido que todos algunha vez vivimos situacións parecidas.
    E o único remedio é facerlle frente, é curioso, pero cando lle fas frente vaise disolvendo rápidamente.
    biquiños, Zeltia.

    Gústame

  9. Pois din que é unha das cousas que asegura a nosa supervivencia, o conto é que tanto sobrevivir ás veces non nos deixa vivir. Nas túas palabras pódese sentir… da un pouco de medo unha sensación tan ben descrita! Bicos

    Gústame

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s